“Jujuy” Jiménez: Habla por primera vez de su relación con Del Potro

“Jujuy” Jiménez: Habla por primera vez de su relación con Del Potro

Comparte esta Noticia

Paso a paso le gusta ir por la vida a Sofía Jiménez (28), la beauty jujeña que en mayo de este año “sacudió” el avispero cuando una cámara la ponchó en la tribuna del Masters de Roma hinchando por Juan Martín del Potro (31). Hacía meses que se rumoreaba que “Jujuy” (el apodo con el que se hizo conocida en los medios) estaba saliendo con el campeón de tenis y esas imágenes que circularon por varios portales parecían confirmar la relación.

“Estamos ahí, tratando de ver qué onda. No sé qué pasará más adelante. Fui a un viaje a acompañarlo y disfruté muchísimo de verlo romper las canchas”, se limitó a decir ella en su regreso al país. Como Sofía, la “Torre de Tandil” optó por la prudencia. “¿Si estamos en pareja? No. Ya lo dijo ella, además”, afirmó él unas semanas después desde Ezeiza, donde aterrizó tras quedarse en Europa y disputar Roland Garros.

Si bien habían empezado a salir en noviembre de 2018, la periodista y el tenista esperaron ocho meses para confirmar su noviazgo. Lo hicieron el 20 de julio de 2019, con una serie de fotos que compartieron en simultáneo en sus redes sociales. En las imágenes, se los veía abrazados, y sonrientes, bajo una nevada de película en Bariloche. “Estaba haciendo un programa para ESPN desde el cerro Catedral y Juan me había acompañado. En un momento, fui al baño y vi que había subido una de las fotos que nos habíamos sacado. Ahí dije: ‘Bueno, ¡yo también la subo!'”, recuerda Jujuy sobre aquel día clave en que decidieron anunciar que estaban muy enamorados.

-El posteo de Juan Martín fue tierno, escribió “Momentos mágicos”.

-Fue un gesto divino. Él es así, un detallista total.

HABLEMOS DE AMOR
A Punta del Este, Sofía llegó en solitario, en busca de descanso antes de arrancar a full con Modo noche, el programa de verano que conduce desde el lunes 6 en América, junto a Agustín Neglia. “Estoy bastante nerviosa. Es la primera vez que estoy a cargo de la conducción de un programa en un canal de aire. Por eso era tan importante para mí esta escapada. La naturaleza y el mar me devuelven a mi eje”, reconoce la periodista, que aterrizó en Punta del Este Resort & Spa el viernes 3 al mediodía.

La entrevista con ¡HOLA! se da al día siguiente, después de la producción fotográfica que empezó temprano en la mañana en Bagatelle Beach, el parador que tiene el hotel en La Barra. “Que fluya” es la frase que completa su biografía en Instagram y, lo cierto es que todo fluye con Sofía.

-El año pasado estuviste muy guardada. Esta, de hecho, es la primera entrevista que das desde que te pusiste de novia.

-Elegí ser cuidadosa y recién ahora me siento fuerte para dar una nota. Con el tiempo, fui entendiendo con quién estoy. Yo no lo conocía a Juan y no era consciente de la importancia que tiene en el tenis. Es algo que fui entendiendo a su lado. Resguardarme fue un acto de prudencia y de respeto. Él es una persona reservada, cuida mucho su intimidad. Es una decisión de él que entiendo y me encanta. El mundo de los medios, a su vez, es mi trabajo. Yo entro, juego y me voy. Mi vida privada pasa por otro lado y es sagrada para mí. El vínculo con mis hermanas, con mis amigas, lo que pasa en mi familia, con mi pareja, es parte de mi intimidad y soy yo la que decide qué compartir, cuándo y hasta dónde.

-Sabemos que se conocieron en Tequila, pero no mucho más…

-Me sacó a bailar, acepté y todo fue buena onda desde ahí. Con esos ojazos, esa altura y esa presencia, él impacta. Lo primero que pensé fue: “¿Quién es este hombre?”. Y dije: “Ah, el que juega al tenis”. Me encantó que me sacara a bailar, es algo que no pasa mucho hoy.

-Lograron mantener su noviazgo en voz baja hasta que esa cámara te ponchó de casualidad.

-No estábamos de novios cuando viajé a Italia. En Roma descubrí quién era él realmente. No lo había visto jugar nunca y ahí me di cuenta de lo groso que es.

-¿Qué sentiste cuando te viste en la pantalla?

-Fue raro, pero elegí reírme. No le estábamos haciendo mal a nadie, así que lo viví con naturalidad. Me preguntaban qué pasaba entre nosotros dos y hay cosas que ni vos sabés cómo van a seguir.